Un compromiso Humanista

 

En la tradición de búsqueda y emancipación del Gran Oriente de Francia, la iniciación masónica debe transformar al ser humano en todas sus dimensiones. Aún reivindica estos principios que en 1738 fueron enunciados por el hermano Chevalier de Ramsay: "Las personas no se diferencian por los distintos idiomas que hablan, la ropa que llevan, los países que ocupan, ni por las dignidades de las que se envuelven. El mundo no es más que una gran República... es para hacer revivir y difundir estas premisas esenciales, intrínsecas en la naturaleza del ser humano por las que nuestra sociedad fue fundada".

Los masones del Gran Oriente se encuentran entre los principales artesanos del advenimiento y enraizamiento de los ideales democráticos, que ya forman parte de la identidad de los países más avanzados en libertades públicas . Se consideran a sí mismos como garantes y vanguardia de dicho régimen, el único que puede garantizar el cumplimiento en cada uno de la Libertad, la Igualdad y la Fraternidad.

La historia del Gran Oriente de Francia se traduce en una serie de compromisos de sus miembros tratando de encarnar esos valores. Hoy en día la labor de los masones incluye la forma de vivir estos principios humanistas en un mundo de cámbios constantes y en búsqueda de nuevos puntos de referencia.

.·.

Imprimir