G.O.D.F.

El Gran Oriente de Francia es la mayor y más antigua Orden Masónica en el continente europeo. Creada en 1728 como el título de Grande Loge de France, adquirió su nombre actual y estado en 1773. Hoy en día, el Gran Oriente tiene cerca de 52.000 miembros registrados en más de 1.150 Logias en todos los continentes. También ha contribuido al resurgimiento de la masonería en Europa Central y países de Europa oriental.

.·.

Ofrecemos, hoy en día, una forma de iniciación humanista, iniciática y fraternal. De hecho, para el Gran Oriente de Francia, el desarrollo individual que permite la iniciación masónica y su método, obliga a los masones a reflexionar, igualmente, sobre los problemas del mundo y las cuestiones sociales. Esta es una de sus peculiaridades, si la comparamos con otras obediencias masónicas.

¿De qué sirve la mejora intelectual, moral o espiritual de cada uno de nosotros si no conduce al interés por el prójimo y su destino?

.·.

El Gran Oriente de Francia: Un compromiso humanista, fraternal e iniciatico.

El Gran Oriente de Francia es una asociación impulsada por dos grandes principios aparentemente contradictorios: el respeto de una Tradición heredada de los fundadores de la Francmasonería y la búsqueda de progreso para el mejoramiento del Hombre y de la Sociedad.

El respeto de la Tradición es lo que hace de la Francmasonería y del Gran Oriente de Francia en particular una sociedad iniciática. En las Logias Masónicas se utilizan rituales y símbolos tanto durante el desarrollo de las reuniones como en el progreso personal de los Francmasones en el seno de la asociación. Los símbolos más comunes son los tres puntos, la escuadra y el compás. Su significado filosófico y moral no podría ser revelado sin alterar su profundidad. Allí reside el único significado del secreto masónico.

La búsqueda del progreso siempre ha sido para los francmasones del Gran Oriente de Francia un motor para sus reflexiones y acciones, hasta tal punto que este principio forma parte de la Tradición de la Obediencia. Somos los herederos de hombres y de mujeres que, cada uno a su manera, han obrado en pos del mejoramiento de la Humanidad: Voltaire, La Fayette, Garibaldi, Auguste Blanqui, Victor Schoelcher, el emir Abd El-Kader, Louise Michel, Bakonin, Jean Zay, Félix Eboué, Pierre Brossolette y tantos otros de quienes estamos orgullosos por haber enriquecido nuestras Logias con su presencia. Es por eso que el Gran Oriente de Francia es un ferviente defensor de los principios contenidos en su lema que es también el lema de la República: "Libertad, igualdad, fraternidad". Es por eso que está tan apegado a la libertad absoluta de conciencia, garantizada por el laicismo de las instituciones y es por eso que se opone estrictamente al racismo y a los enemigos de la democracia.

.·.

Imprimir